cuentos

Paradoja

Los pantalones rotos y remendados, de la noche a la mañana, aparecian intactos.

Aparte de la alegria inicial, algunas personas comenzaron a inquietarse.

Luego se sucedieron mas hechos: las alarmas se disparaban antes que los ladrones ingresaran en las casas, las respuestas venian a la mente antes que las preguntas, las personas repetian las mismas acciones una y otra vez.

Todos esos incidentes empezaron a aflorar en los blogs.

Durante un tiempo,  la realidad hizo un esfuerzo por ignorar esos errores: amanecieron los pantalones rotos  y remendados y a los dueños se los tacho de locos.  Los locos no consituyen una amenaza al universo.

El balsamo fue breve. Al poco, gente de todas las naciones tenia episodios para contar.

Un investigador del CERN comenzo a leer de los accidentes y a desacreditarlos; pero la cantidad termino por picar su curiosidad, comenzo a prestar atencion y descubrio que en ocasiones el acelerador de particulas se anticipaba a la actividad, que ya habia firmado una orden antes que se la presentara, que se sentia fastidiado de antemano por golpearse el pie con la puerta de su automovil.

Valientemente comenzo a relacionar cada articulo de los blogs, buscando puntos en comun, separando las mentiras de la verdad.

Su mayor hallazgo fue un cuento, en un blog del que apenas entendia el idioma, que hablaba de esas mismas paradojas y de el mismo investigandolas.

Naturalmente, al dia siguiente ya no hubo ningun universo.

Estándar

6 thoughts on “Paradoja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s