cuentos

Perseo no era de piedra

– Ven mortal, mira mis ojos y contempla tu perdicion, porque quien los mira se transforma en estatua

– ¿Perdon? ¿Quien esta ahi? – dijo Perseo cubriendose con su escudo de plata

– La Medusa Invisible, dueña del Jardin de Piedra

– Lo siento, pero no consigo ver quien me habla – respondio perseo entrecerrando los ojos

– Estoy empezando a sospechar que algo no anda bien. Dejame usar tu escudo como espejo

– No estoy seguro que la historia fuera asi – titubeo mientras sentia que su escudo era manipulado hacia la luz – Usted tiene una voz muy agradable ¿sabe?

Medusa suspiro y dejo el escudo – Gracias, estoy harta que me consideren solamente una cara bonita – mientras tomaba a Perseo de las manos – ¿te gustaria tomar algo?

Horas mas tarde, Perseo se habia vendado los ojos y dejaba que su imaginacion tomara vuelo

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s