general, naturaleza, pensamientos

Danzando sobre arboles caídos.

Están dentro mío, puedo sentirlos, nunca se fueron realmente.
La ira, el cansancio, esa furia, la desesperacion, el hambre.
Pero ahora son un susurro, no esos gritos que me entorpecian, que me ataban las manos, que detenian mis pies.
La belleza, el extasis, la comunion con la energia de los seres vivos.
Estoy inundado de belleza.
El universo me muestra un pequeño animal corriendo a toda velocidad, un colibrí, mil aromas diferentes, la maestría de una telaraña. Soy parte de él, los insectos vienen a beberse mi sudor.
Todo el dolor y el pesar pueden esperar.
Danzando sobre arboles caídos.
La caricia del viento.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s