cuentos

-cuento corto- El lugar donde van a morir todos los colores

El lugar donde van a morir todos los colores

Marcos se apoya contra la pared y se deja deslizar hasta quedar sentado en el suelo.
Con su mano derecha se aprieta el costado, donde una mancha de sangre gris oscura se extiende y empieza a caer en gotas.
La observa con horror, sabiendo que ese color no es el que tenia antes. Pero no podria recordar cual era ni aunque lo mataran.

Estándar
cuentos

ficly “In and Out” (las dos versiones)

In and out

(la primera version, en mi ingles medio tarzan)

At the third day, Verdie take a lesson on the command deck

“What do you know about the Kuku’s ? ”

“They are bandits, they attack our ships and abandon in collition course to the collonies, they should have some kind of cloacking device that hides from our scanners.”

“That’s all? ”

“Yes Sir, i don’t have much access to the Net in my home, but my uncle come home in every license he had and told me about. He even shows me a small token he had, is small but weights a lot and in sunlight bright in weird tones.”

“Hum, some day i should talk to your uncle” say the Captain while stands up and open his arms showing the ship “He talk to you about this? About the space? The ships? The cannons?”

“In some way, yes, if he didn’t told me of the decks and the airlocks i never have get onboard.”

“And about the Kuku’s? Sure told you that they are not human, but told you that we don’t undestarnd what they are? Or that we don’t know where they are from? That the remains always are dissapointing?”

 

(la segunda version, corregida por Robert Quick)

I have done my best keeping your main ideas, but some specifics may have suffered. I hope this helps.

On the third day, Verdie took a lesson on the command deck.

“What do you know about the Kuku’s? ”

“They’re bandits that attack our ships and colonies. They have some kind of cloaking device that hides them from our scanners and use abandoned ships as weapons.”

“That’s all?”

“Yes Sir, I never had much access to the Net at home, but when my uncle visited, he shared his experiences. He even showed me a small token he had- a rock, much heavier than it looked, that when exposed to bright sunlight emmitted weird tones.”

“Hum, some day I should like to talk to your uncle” said the Captain, while standing up and opening his arms to show off the ship “He talk to you about this? About space? Our ships? Cannons?”

“In some ways, yes. If he hadn’t told me of decks and airlocks, I never would have made it on board.”

“And about the Kuku’s? I’m sure he told you that they’re not human, but did he tell you that we don’t understand what they are? Or where they are from? And that the remains always are disappointing?”

Estándar
cuentos

el origen del patriarca

“… y asi arranco la Familia en el magico pais.

Años mas tarde los hechizeros arqueologos seguian encontrando murales donde se mostraba al Patriarca Nachon derramando su semilla sobre las incontables mujeres.
Los murales arrancaban en la pared posterior y el baculo atronador del patriarca, con el que regaba su semilla, continuaba hasta la puerta principal. “

Estándar
cuentos

Perseo no era de piedra

– Ven mortal, mira mis ojos y contempla tu perdicion, porque quien los mira se transforma en estatua

– ¿Perdon? ¿Quien esta ahi? – dijo Perseo cubriendose con su escudo de plata

– La Medusa Invisible, dueña del Jardin de Piedra

– Lo siento, pero no consigo ver quien me habla – respondio perseo entrecerrando los ojos

– Estoy empezando a sospechar que algo no anda bien. Dejame usar tu escudo como espejo

– No estoy seguro que la historia fuera asi – titubeo mientras sentia que su escudo era manipulado hacia la luz – Usted tiene una voz muy agradable ¿sabe?

Medusa suspiro y dejo el escudo – Gracias, estoy harta que me consideren solamente una cara bonita – mientras tomaba a Perseo de las manos – ¿te gustaria tomar algo?

Horas mas tarde, Perseo se habia vendado los ojos y dejaba que su imaginacion tomara vuelo

Estándar
amor, cuentos, pensamientos

Los pedazos perdidos

Con un chasquido, la puerta metalica se abre, dejando al aire de afuera remover el viejo aire de adentro. El artesano saca una escoba y una pala y vuelve a cerrar.

Siempre alguien tiene que recoger los pedazos, esto es tan justo o tan injusto como se desee y probablemente dependa de la manera de ver las cosas y de cuanto aprecies las piezas esparcidas en el suelo.

El artesano comienza por barrer cuidadosamente, cada parte tiene una delicadeza propia, es muy  importante no terminar con mas pedazos rotos por haber sido descuidado, torpe o directamente, un idiota.

Despues, busca el pegamento mas fuerte que tiene, porque de nada sirve todo el trabajo anterior si no puede lograr que quede todo unido y sin partes flojas. Pegarlas puede tomarle al artesano toda la tarde en algunos casos,  y a medida que se hace mas viejo mas dificil se le vuelve distinguir las piezas pequeñas.

Al final, descubre que le falta un pedazo, uno que seguramente rodo abajo del metaforico mueble, en donde no llega a pasar la escoba ni alcanza con la mano. Hace una pausa para pensar en como sera, si es pequeño o grande, de bordes suaves o afilados, aunque lo que en realidad desea es que no sea uno importante.

Abajo de ese y otros muebles metaforicos deben haber mas pedazos perdidos, siempre se pregunto si no se podran unir entre si o que hubiera pasado si nunca se hubiera roto en primer lugar. Pero la pausa tiene que ser momentanea, todavia tiene trabajo que hacer, con o sin pedazos perdidos.

Cuando termina observa su trabajo a contraluz, algunas partes parecen flotar sin nada que las mantenga. Esta satisfecho,  afortunadamente el pedazo perdido no era uno importante, su obra todavia tiene forma de corazon

Estándar
cuentos

Rebelion en la calesita, por Caloi

Cierta vez, hubo una rebelion en la calsita. Los juegos, cansados de estar atados, decidieron soltarse y escapar.

Los cabayitos fueron apresados rápidamente: acostumbrados a girar siempre en redondo, se quedaron dando vueltas por ahi cerquita. Los avioncitos terminaron enredados en las ramas de los árboles. Los autitos se mezclaron con los autos de la caye, pero fueron identificados fácilmente por sus colores chiyones.

Lo unico que no encontraron fue la sortija. Alguien se la robó.

Pero los investigadores son optimistas.

En cualquier momento va a caer pa’ darse una vuelta gratis.

Estándar
cuentos

El safari de la mente

Nunca vio la flecha que se acercaba y lo atraveso lado a lado. Del otro extremo de la flecha una cuerda, del otro extremo de la cuerda una persona que empezaba a recogerla. Su borrosa piel fue arrastrada con movimientos firmes, una mano enguantada se encargo de sacarle la flecha y examinar el punto de entrada, para despues meterla dentro de una bolsa oscura.
– Una pequeña – dijo una de las personas. Su piel y su ropa eran de color similar a la tierra y estaba sentada en una butaca, al volante de un jeep.
– Si, pero era lo ideal para probar la nueva mira del abuelo – respondio la otra, mientras devolvia la flecha al fusil a presion.
Se quedaron en silencio, roto por el sisear del viento, hasta que encendieron el jeep y comenzaron a moverse.
– Podriamos ir al valle, donde estan todos esos huesos de elefante
– Me parece curioso ¿por que iran todos ahi a morir?
– No se, nunca se me habia ocurrido pensar en eso

Cuando llegaron el sol comenzaba a descender y desde la entrada al valle se alcanzaba a ver a las grandes, peleando entre si. Las pieles se sacudian en cada embestida, produciendo una agitacion en la que por un segundo podian verse formas, para luego desaparecer.
Descendieron, caminaron agachados apretando el paso y se escodieron tras una osamenta enorme. Contemplaron a los combatientes, eran muy grandes; soñaron en tener uno de esos como trofeo, pero en ocasiones cuando lograbas cazar uno el otro se te venia encima…
La que sostenia el rifle salio de su ensoñacion; si, ese era el problema con estos fusiles, en cuanto lograbas atrapar uno, si el otro se te venia encima no tenias oportunidad de dispararle tambien, necesitas tiempo para asegurar el primero antes de poder apuntarle al otro. Todo el mundo conocia la historia de alguien, que aterrado por un avance particularmente decidido de una de las bestias habia decidido abandonar a la que ya tenia en sus manos, a veces para ir a buscarla mas tarde, a veces nunca.
La otra hizo una señal, apuntando a un rebaño mas pacifico. Con un asentimiento la primera apunto, contuvo la respiracion y apreto el gatillo. La flecha corto el aire y atraveso a la bestia de lado a lado, que pese a la herida se resistia, mientras el resto del rebaño comenzo a huir en desorden.
– Mira, es obvio que nos tienen miedo
– ¿De que hablas? ¡Estas cosas no piensan!
La logica aplastante mantuvo cayada a la primera, mientras entre las dos arrastraban a la bestia. Con una mano enguantada le extrajo la flecha y despues la metio en la bolsa.
– Esta es mas grande, costo traerla
Se quedaron en silencio, un momento mas tarde subieron todo al jeep y arrancaron.
– Se me acaba de ocurrir una idea para mejorar el motor – dijo la otra mientras conducia

Estándar
cuentos

Ruido blanco

Me despierta el ruido de a lluvia cayendo pareja, incesante. Un sueño sobre colores que caen del cieo se desvanece y abro los ojos a la luz mortecina.  Ahora que estoy totalmente despierto el ruido es mas fuerte y me hace doler la cabeza, tambien tengo un gusto extraño en la boca, posiblemente resaca.

Me incorporo, apoyo los pies en el piso y no recuerdo nada de la noche anterior.

Es cuando entiendo que no estoy en mi habitacion. La recorro con la mirada hasta que veo una puerta que da a un baño, agradecido me lavo la cara intentando mitigar el ruido que me taladra los oidos.

El espejo confirma que yo soy yo pero sigo sin saber donde estoy, la ventana donde se cuela la luz no me deja distinguir nada de afuera.

Salgo de la habitacion a un pasillo donde el ruido llega amortiguado, en el final hay otra puerta a una habitacion, vacia, y una escalera que desciende a una silenciosa sala de estar.

No hay nadie en la casa, todas las superficies limpias y agua fria en la heladera. Nunca tomo tanto como para olvidarme lo que hice la noche pasada pero no recuerdo donde estoy o como llegue ni quien me trajo.

Deseoso de orientarme abro la puerta principal para caer aturdido por el sonido que creia era la lluvia y contemplar la enormidad

Vacia

Y plana

De la estatica.

Estándar
cuentos

El engranaje trabado

Los doctores se dirigian a la oficina de examen, algo malhumorados. Los habian sacado de una conferencia con un cliente al que trataban de vender software, despues de todo de eso vivian y la idea de no tener unos cientos de billetes mas no les gustaba nada.

En la oficina les esperaba un expediente completo, porque el paciente no se podia mover. En verdad si se podria haber trasladado un tanto por ciento, pero casi por supersticion habian preferido dejarlo donde estaba.

– “…permanece en el lugar en donde estaba al momento del incidente” – Leyo el doctor Julien – Por lo visto, el lugar donde esta podria ser en cualquier otro lado salvo la planta de produccion

– No jodas, Samuel – Le contesto con hosquedad Petri – Tengo hambre y un negocio a medio terminar con esa gente en Alaska, no tengo la mas minima gana de leerme el reporte asique diganme que paso

– Watermark, la unidad de control de copyright y referencia sensible, esta atrapada en cierta clase de bucle y no se comunica con el exterior. Sin embargo sabemos que sigue procesando datos, pero sistematicamente descarta otros o no entrega resultados. Autista. El medico de la planta consulto con un neurologo y los sintomas concuerdan – Explico el tecnico, un joven de pelo rojizo

– ¿Autista? ¡Es un software! ¡Ya estoy harto de eso!

– Tranquilo Petri, es una IA reducida y ya conoces el reporte de sudamerica en que una de esas alcanzo la inteligencia de un perro

– Pero la humanidad tuvo mascotas desde casi el principio y nunca se escucho de un perro autista, no me respondas Samuel, vamos a ver a Watermark

El examen de la unidad implicaba ponerse un traje para evitar contaminarlo, tomar una terminal plegable y caminar unos metros.

– Mirada ausente, no quiero pensar en que lo que le paso a una IA es contagioso a una persona, Ariel – Dijo Samuel a su colega cuando termino de conectar la terminal

– ¿Que? Estaba pensando y me habia… ido

– ¿En que pensabas?

– ¿No hay perros autistas, no? Aunque de todas maneras no durarian mucho

La terminal devolvio una sarta de palabras incoherentes

– ¿Que es esto?

La incoherencia continuo unos segundos mas y luego aparecio una respuesta en forma de un encabezado de login que se desvanecio en un instante

– ¡Estaba hackeando una maquina!

– Si ¿Pero cual? ¿Y por que? Dejame ver

La terminal mostraba los resultados de comandos destinados a abrir, manipular, reemplazar y reemplazar archivos dentro del host. Se sucedian a una velocidad que la unica manera de poder captar algo seria revisando el historial mas tarde. De pronto la pantalla se vacio, estuvo unos segundos sin captar ordenes desde el teclado y volvio a la vida, con el correcto saludos y reconocimiento de que se habia conectado una terminar para auditoria externa.

Los doctores estuvieron trabajando todo el dia, hasta que tuvieron hambre de nuevo. Sobre la mesa de la oficina de examen habia un reporte parcial, depositado de pasada a la cafeteria.

“ La unidad Watermark accedio a una red de conocimiento justo antes del incidente. Su programacion basica, conjunto con los resultados de la red, la llevaron a procesar datos sumamente intimos de si mismo y posteriormente a reconocerse. Sospechamos de intrusion por parte de la red de conocimiento. En su estado alterado tuvo acceso con otra entidad online desconocida y luego se introdujo ilegalmente a una maquina de computo no sensible; finalmente volvio a ser operativa. Sus ultimas acciones fueron obligar a la maquina de computo a realizar cambios sobre el mismo Watermark y borrar la evidencia de su intrusion. La entidad desconocida no puede ser hallada y sospechamos que fue parte de sus ultimas acciones. Watermark admite estar modificada pero su funcionamiento parece normal. El perro es ahora un zorro.”

Estándar