cuentos

Porno

Porno

Esto es una historia corta, que estuvo demasiado tiempo en decantación. Increíblementedespués de tanto tiempo sin volverla a leer, me sigue pareciendo buena, con algunas reservas sobre el final.Es un intento de mezclar varios conceptos en una misma historia, una mirada de adecuar el horror cósmico de Lovecraft al mundo moderno del 2013.

 

 

Mariela mira con furia su teléfono celular, como si pudiera obligarlo a seguir hablando después de que Eric cortara.

Ya es la tercera vez que la deja plantada. Tiene excusas, buenas y verídicas excusas, pero eso no disminuye su enojo.

Consulta  su reloj, ya es demasiado tarde para llamar a las chicas, que seguramente deben estar en el Dyson, con su sector de luces estroboscópicas y sus mozos sonrientes.

Suspiró. Al menos podría terminar de peinarse y pintarse las uñas.

 

La una de la mañana.

Mariela no puede dormir. Simplemente esta aburrida. En un rincón de su enorme cama ella sabe que descansa el conjunto de lencería que iba a estrenar con su novio.

Sonrió.

Podría ser otra clase de estreno.

Se cambia en la oscuridad, tomándose su tiempo, sintiendo el rose del encaje contra su piel, conversando con sí misma, halagándose.

Camina hasta la sala de estar, casi danzando, abrazándose. Con la punta de los dedos enciende su computadora, con delicadeza, como si la máquina también necesitara caricias.

 

En internet se puede encontrar cualquier perversión que te guste. Y dicen que si buscas con cuidado aprendes dos nuevas antes que termine el día.

 

Mariela busca con cuidado. Esquiva las cosas aburridas y repetitivas, ignora las que solo prometen dolor, se distrae un momento con las cosas imposibles.

A cada paso se relaja y sonríe un poco más.

El calor le nace de adentro. Tiene las piernas ligeramente abiertas y las tetas por afuera del corpiño.

Un video, hecho casero, muestra a un hombre y una mujer. Ella es la que marca el ritmo. Sabe cómo. El cabello cobrizo, ensortijado, le sobrepasa los hombros. El hombre está atado a la cama, con los ojos vendados.

A Mariela le encanta eso, está cada vez más encendida. Fascinada, se imagina a sí misma con el poder que emana la mujer. Se acaricia a su mismo ritmo. Observa deleitada como le cambia la sonrisa, que se vuelve perversa, como si quisiera devorarlo.

Está al límite.

La mujer araña el pecho del hombre y al hacerlo sus dejos dejan de ser humanos. El cabello se levanta sobre sus hombros. Sus ojos se tornan carmesí. Se escapan gemidos de la boca de Mariela.

Y en cuanto la mujer se reveló como Shub-Niggurath (la cabra con mil retoños) y empezó a comerse a su víctima, Mariela alcanzo el orgasmo.

Anuncios
Estándar